El estrabismo es una alteración en la alineación de los ojos. La consecuencia más grave de esta enfermedad es el ‘ojo vago’ (ambliopía) que se da cuando el niño o la niña solo utiliza el ojo con el que le resulta más fácil enfocar mientras que deja el ojo desviado sin ‘trabajar’, con lo que no desarrolla sus funciones. Es muy importante tratarlo antes de que los niños y niñas cumplan los 7- 8 años ya que a los 9 es la edad en la que se alcanza la visión definitiva.

Es por ello que, siguiendo nuestro objetivo de reforzar el servicio de oftalmología pediátrica del IOTA (Instituto de oftalmología Tropical de África), el 27 de mayo realizamos una sesión formativa sobre estrabismo infantil a través de videoconferencia entre Barcelona y Bamako. En la formación participaron expertos oftalmòlogos y oftalmòlogas y estudiantes de oftalmologia. Un total de 63 personas que pudieron seguir una capacitación de postgrado que habría sido imposible impartir de manera presencial.

La alarmante situación de conflicto bélico permanente que se vive en la zona dificulta toda acción y, a pesar de que los equipos de la Fundación trabajan de manera incansable para desarrollar nuestros proyectos con éxito, la oftalmóloga-pediatra Teresa Noguer, voluntaria de Ojos del mundo que ya había viajado a Mali  para ofrecer formación, en esta ocasión tuvo que realizar la sesión a distancia.

La doctora Noguer dio las pautas necesarias para la detección y tratamiento de los niños y niñas con estrabismo, teniendo en consideración sus circunstancias y las particularidades de la enfermedad. De la misma forma, se explicó cómo realizar una evaluación preoperatoria, cuál es el protocolo quirúrgico a seguir y estableció las bases para una buena evaluación postoperatoria.

La experiencia fue muy gratificante y permitió que estudiantes y profesionales locales accedieran a una formación que contribuirá a mejorar el funcionamiento de la unidad de oftalmología pediátrica y la salud ocular de los niños y niñas de las regiones más vulnerables de Mali.

El conjunto del proyecto Ojos de Mali cuenta, hasta el momento actual, con la financiación de la Asociación de Empleados de Kutxabank (DAD Kutxabank)