Mapa de Mozambique Ο Habitantes: 28.000.000

Ο Esperanza de vida: 55,5 años

Ο Producto interior bruto (PIB): 1.098 $

Ο Mortalidad infantil: 56,7 ‰

Ο Índice de desarrollo humano (IDH): 0,418 – Posición 181

Ο Índice de pobreza multidimensional (IPM): 0,390 

Fuente: Informe sobre desarrollo humano del PNUD 2016.

Mejora del ejercicio del derecho a la salud ocular de la población, especialmente de las mujeres, mediante la promoción del acceso a la salud ocular y el aumento de los recursos sanitarios disponibles

 

Graduación de visión a un niño

Mozambique presenta una insuficiente cobertura oftalmológica causada fundamentalmente por la falta de especialistas. En el año 2002, cuando la fundación llegó al país, 6 oftalmólogos y oftalmólogas (de los cuales solo 3 locales) atendían a toda la población: 20 millones de habitantes. La ratio resultante, muy alejada de las recomendaciones de la OMS para el África Subsahariana, llevó a Ojos del mundo a apostar por la capacitación y apoderamiento del personal local en este territorio. Un objetivo prioritario de cara a hacer accesible la salud ocular a la población.

El proyecto se inició con acciones formativas en el Hospital Central de Maputo, la capital del país y, en el año 2003, se extendió a la provincia de Inhambane, donde la referida falta de recursos humanos y múltiples barreras privaban a la población de hacer efectivo el derecho a la salud ocular, condenando a las personas con deficiencias visuales y sin recursos económicos a una vida de dependencia y pobreza.

 

Mujeres intervenidas de un ojo

A lo largo de los años, la Fundación ha trabajado para aumentar el número de especialistas del país y formar profesionales de diferentes niveles en atención ocular, tanto a través de becas de especialización como a través de cursos in situ. Y ha dado cobertura oftalmológica integral a la población de Inhambane. La atención óptica se ha vehiculado por medio del impulso de ópticas públicas, tanto en la ciudad de Inhambane como en Vilankulos, esta última gestionada por una asociación local de mujeres.

Ojos del mundo también ha hecho frente al desconocimiento generalizado entre la población de la provincia, tanto de los niños como de los adultos, en relación con las principales enfermedades de los ojos y las falsas creencias derivadas de roles culturales y tradicionales. Fundamentalmente lo ha hecho a través de distintas actividades de sensibilización, información y educación (como por ejemplo, la interpretación de obras de teatro, donde los protagonistas difunden mensajes sobre salud ocular básica y prevención de las patologías más frecuentes). Y también llevando a cabo revisiones oculares periódicas en las escuelas del territorio.

 

Formación sobre salud ocular a niños

Así mismo, la fundación ha dado respuesta a la barrera que el coste suponía al acceso a la salud ocular para los pacientes de la provincia, apostando por la atención descentralizada. Es decir, aproximando a los profesionales y los equipamientos a los diferentes distritos y a las zonas rurales (como los hospitales de Chicuque, Massigna y Vilankulos), para reducir la distancia entre la vivienda de las personas y el punto de consulta y tratamiento y, por tanto, eliminando los gastos del desplazamiento.

Conjuntamente con el Ministerio de Salud y la Dirección Provincial de Oftalmología de Inhambane, Ojos del mundo ha impulsado la elaboración del primer Plan Nacional de Salud Ocular y ha participado en el diseño del Programa Nacional de Oftalmología, que han supuesto un avance significativo respecto al alcance y los recursos destinados a la atención oftalmológica del país.

La Fundación afronta la última fase de intervención en esta provincia de Mozambique con el objetivo de traspasar la responsabilidad del funcionamiento y la sostenibilidad del Servicio de Oftalmología a las autoridades locales, antes del año 2021, cuando está previsto que el Servicio de Oftalmología de Inhambane cuente con un mínimo de 3 especialistas fijos, 10 técnicos de oftalmología y 3 optometristas que atiendan a 30.000 pacientes y realicen 1.500 cirugías anualmente. Y, por otro lado, hayan disminuido sustancialmente las barreras que dificultan el acceso de la población de Inhambane a la salud ocular, especialmente entre las mujeres y las niñas.

 

Gabriel no veía bien. Tenía problemas en la escuela hasta que en una de las revisiones oculares en las escuelas que organiza Ojos del mundo pudieron corregirle el defecto de refracción que padecía y ahora ve bien con unas gafas.

 

Valentí­n vivía en la oscuridad. Hacía muchos años que no podía ver cuando desde la Fundación le diagnosticamos una catarata congénita bilateral. El pequeño mozambiqués estaba en la edad límite para recuperar la visión y fue intervenido rápidamente por una comisión quirúrgica en la provincia de Inhambane. Cuando le destaparon los ojos, Valentín estaba nervioso. No por miedo, sino por la ilusión de descubrir. Por la alegría de abrir los ojos a la vida.

Valentín es uno entre miles de casos de personas que, gracias a la intervención de las comisiones quirúrgicas y de los profesionales locales formados por Ojos del mundo, han mejorado su salud ocular.

 

Valentín jugando con un camión de alambre

 

Memoria de actividades 2017

Memoria de actividades 2016

Memoria de actividades 2015

 

Contacto en la zona

Av. Ahmed Sekou Touré
Bairro Balane 1
Inhambane
Mozambique