La OMS insiste en que la principal recomendación para evitar el contagio del coronavirus y prevenir la propagación de la enfermedad es lavarse las manos con frecuencia para que de esta manera se consiga matar al virus si se encuentra en las manos.

Ojos del mundo conoce bien esta lucha porque lleva años combatiendo enfermedades infecciosas, como el tracoma, en los países más vulnerables del mundo. Por eso realiza numerosas campañas de sensibilización para difundir los hábitos de higiene insistiendo sobre todo en lavarse constantemente las manos y en evitar el contacto directo con personas infectadas para detener los contagios.

La estrategia SAFE contra el tracoma, además de contemplar la educación en hábitos de higiene para evitar propagar la enfermedad, el uso de antibióticos y las cirugías, también apela a la necesidad de invertir en medios para promover la mejora ambiental. Hay zonas donde no es fácil acceder al agua ni al saneamiento, lugares donde les infecciones encuentran el escenario perfecto para aparecer y reproducirse. Por eso Ojos del mundo también tiene en marcha proyectos para reforzar el acceso y la calidad del agua potable.

En Mali, por ejemplo, la Fundación ha construido pozos en los centros escolares de Bankass, ha rehabilitado otros y ha mejorado las letrinas de las escuelas. El objetivo es asegurar el acceso al agua potable para que los niños y niñas puedan lavarse manos, cara y ojos y evitar así posibles infecciones.

Las actividades vinculadas con la lucha contra el tracoma en el marco del proyecto Ojos de Mali 2019 han sido financiadas por la Fundación Probitas.