El equipo de oftalmología del Hospital Provincial de Inhambane, con el apoyo de Ojos del mundo, realizó una campaña de cirugías de cataratas en el Hospital de Massinga del 19 al 30 de abril.

Previamente se habían llevado a cabo varias consultas y revisiones a personas de diferentes distritos de la provincia para evaluar su salud ocular y comprobar si presentaban problemas de visión o alguna patología. Se atendió a más de 600 pacientes y finalmente se intervino a 100 de cataratas y a 3 de pterigion.

Los problemas oculares pueden afectar a diferentes miembros de una familia y, en numerosas ocasiones, se debe a que se trata de enfermedades hereditarias. Las siguientes historias son solo un par de ejemplos de los muchos que se presentan en cada campaña.

Historias de familia

Arsen tiene 12 años, su tía Lucrecia 45 y su abuela María 68. Los tres llegaron juntos desde Morrumbene para revisarse la vista, ya que sufrían molestias y no podían ver bien. A la tía y al sobrino les detectaron glaucoma hereditario y se les programó una intervención. La abuela dijo que “tenía una nube en los ojos”, tras la revisión el equipo médico le diagnosticó cataratas y se le realizará el seguimiento hasta que puedan operarla.

Luisa tiene 72 años y se enteró de la campaña de cirugías por la radio. Hace un año no veía nada, tenía cataratas en los dos ojos, y necesitaba que su hermano la guiara y la ayudara. En la campaña de diciembre de 2020, Ojos del mundo le operó el ojo el derecho y en esta de abril le operaron el izquierdo. Pero esta vez su hermano no fue solo a acompañarla, a él también le han operado el ojo derecho. Le animó el hecho de ver la recuperación de Luisa que desde su primera operación “ya estaba más feliz y activa”.