Revisión ocular a un niño en MozambiqueCuatro meses duró la coordinación de la última campaña de revisiones oculares que tuvo lugar en 10 escuelas mozambiqueñas situadas en Zavala, Inhambane, Maxixe, Massinga y Vilankulo.

En una primera fase, el profesorado de las escuelas que tenía capacitación para revisar la agudeza visual de su alumnado seleccionó todos los casos que presentaban problemas de visión. De este modo, en una comunidad de 10.995 niños y niñas, se detectaron 1.283 que requerían atención oftalmológica. Y también 261 maestros y maestras que necesitaban ser evaluados por un especialista.

Ya en la segunda fase, los equipos de Ojos del mundo realizaron un total de 1.544 visitas médicas. Siguiendo la estrategia desarrollada en la Fundación para asegurar la equidad de género, el 57% de las personas atendidas fueron niñas y maestras. Un hecho muy importante ya que, por motivos sociales y culturales, suelen encontrarse con más barreras para acceder a los servicios de salud.

Como resultado de estas consultas se prescribieron un total de 180 gafas, entre lentes graduadas y de presbicia para la lectura. Su producción, verificación y entrega se realizó a través del Hospital Provincial de Inhambane y de la óptica de Vilankulo creada por Ojos del Mundo y autogestionada por una asociación local de mujeres. También se diagnosticaron 482 casos de patologías oculares que recibieron medicación y tratamiento.

Estas campañas de revisiones son fundamentales para prevenir problemas oculares y evitar discapacidades visuales y cegueras, reduciendo el fracaso y abandono escolar y abriendo un futuro esperanzador para hacer frente a la pobreza.

El proyecto Ojos de Mozambique, en 2019, contó con el apoyo de la Diputación de Gipuzkoa y la de Barcelona, los ayuntamientos de Zarautz y Astigarraga, Fundaçao Gulbenkian, Ferrovial y el Premio Natura.