Mali es uno de los países en los que Ojos del mundo trabaja intensamente para erradicar la ceguera evitable, llegando a zonas de difícil acceso por la complicada situación del país y asistiendo a miles de personas que no cuentan con facilidades ni recursos para recibir atención ocular.

Este verano ha sido muy intenso. Se han desarrollado tareas de mantenimiento y mejora de los equipos oftalmológico en Bandiagara, Koro, Djenné y Douentza, la renovación del taller óptico en Bankass y se ha realizado una donación de consumibles quirúrgicos en el Centro de Salud de Referencia del Distrito de Koro.

También llevamos a cabo 3 importantes comisiones médicas y quirúrgicas en Koro, Bandiagara y Kopro-nah, Koro central Pomorododiou y Bargou que atendieron 97 pacientes con cataratas (el 60% mujeres).

Además, se impartieron diferentes cursos de formación. Un curso de salud ocular primaria en el Distrito Centro de Referencia de Salud Bankass, y varios cursos prácticos en el Centro de Salud de Koro. Estos últimos iban dirigidos a directores de centros técnicos en salud ocular primaria, a los que se les formó en la detección de enfermedades oculares más allá de la correcta utilización de los materiales y equipos de oftalmología.

Al final de la formación, los participantes pudieron asistir a la revisión 123 casos reales, detectando 13 casos de cirugía de cataratas, 11 extracciones de cuerpos extraños, 4 lavados oculares, 17 refracciones y 64 casos de pterigión y otras patologías como conjuntivitis, triquiasis, trauma ocular…

Todas estas actividades forman parte del programa Ojos de Mali, que cuenta con el apoyo de Ferrovial, Alcon, el Ayuntamiento de Zarautz y el Colegio de Médicos de Gipuzcoa.